Pequeño desastre animal

No he buscado a nadie,
llevo días buscándome yo.
No quiero pensar en Madrid
ni en su reloj.

Duermo por las tardes,
por las noches reinvento su voz.
En las sombras me veo al revés,
en los libros me encuentro mejor.

Hey, tú, estatua de sal,
prepara tu salto mortal.
Hoy no te puedo calmar,
pequeño desastre animal.

Pinto en los espejos
personajes de ciencia ficción
que escapan a su otra mitad
sin pedirle permiso al creador.

Y ensucio recuerdos
cuando echo la vista hacia atrás.
He mezclado en el mismo cajón
mis historias, tus fotos y un plan.

Hey, tú, estatua de sal,
prepara tu salto mortal.
Hoy no te puedo esperar,
pequeño desastre animal.

Hey, tú, estatua de sal,
prepara tu salto mortal.
Hoy no te puedo esperar,
pequeño desastre animal.

Hey, tú, ¿tú de qué vas?
Va, dime si vas a saltar.
Hoy no puedo esperar,
ven, pequeño desastre animal…

sin más, días de “organizacion”, grazie por el prestamo nena, me gusta vetusta y la letra, y…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: