Antes de que cuente diez

Ella estaba tirada en la cama, poco iluminada, solo su cara, bajo una luz cálida. Arriba las aspas del ventilador haciendo círculos concéntricos, su piel brillante, los dedos de los pies con las uñas a medio pintar, pero tranquila. Con un libro entre las manos y la historia en su mente. Completamente enfrascada en aquel pintor madurito que había perdido la inspiración, y su musa, una joven de corta edad, que admiraba a más no poder su trabajo, pero que al mismo tiempo se sentía con cierto poder sobre él… Pero el sueño la venció, y el libro dormitaba ya en el suelo, y esa historia se entremezcla con sus sueños… se mancha los pies descalzos con la pintura, juega con sus manos, y sigue pintando, pintandoy él mirándola receloso de lejos…

Con fito de fondo y su single, durmiendo tranquila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: