la mujer del tirante

Caminaba con decisión firme y no se achantaba con nada, caminaba poniendo un pie delante del otro, como todos los mortales. Decia la verdad y no se callaba nada, pero sus palabras eran vocablos con final torpe, que se entremezclaban entre mentiras y medias verdades.
Su risa era pícara, sonora, sonaba como el repicar de una campana, su risa inauguraba los peores y mejores momentos.
Su integridad brillaba por su ausencia, la luz podía convertirse en cegadora a veces.
Pero tenía un algo, tenia un halo, un halo que se apoderaba de cada habitación, pero llegaba a ser arma de doble filo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s