Abajo el telón

Ese es el problema, que desde fuera es fácil pero la dificultad comienza cuando cala hondo y ya no te quedas con lo superficial, con el mero vistazo y entonces entras en el meollo del problema y analizas y empiezas a girar con los comentarios, con las impresiones y los recuerdos, y es sólo en ese momento cuando te gustaria ser espectador, quedarte en la butaca sentado pensando en como habrá hecho el guionista para darle un desenlace a la historia, pero no, esta vez no pagas las palomitas ni la bebida, ni te ha tocado hacer cola en cualquier cine de barrio, ni en esos multicines grandotes de las afueras.

Esta vez estas subido al escenario y eres tú el que mira de frente, y el que debe actuar, debes medir tus pasos, tus palabras y movimientos. Entonces sólo tu decides, sólo tu improvisas, y aunque haya algún lagrimón que dramatice el final y provoque la congoja en el público y que el de la tercera fila vea reflejada su historia en la tarima, y el último de la fila le preste los kleenex a su pareja, es tu actuación, tu gloria o tu desastre.

Suena una melodía triste, un poco melancólica, se apagan las luces y el telón clausura la velada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: