Asfalto

Vuelta a la urbe, con rutina nueva, aunque sea rutina. Trabajo nuevo, horario bueno, sueldo… dejemos el tema sueldo. Con ganas e inquietudes a prosperar poquito a poco, aprendiendo a freakear en el mundo 2.0, resolviendo dudas y subiendo varios escalones. De fondo la palabra Google resuena, es como un canto de sirena, es la palabra mágica, es el dueño de esto. Como un jingle pegadizo que resuena en cada momento, cada tarde que nos sentamos delante de los Mac para gafapastas y modernos encasillados en su disfraz de moderno.

Vuelta al asfalto, al ir como un pollo en el metro, a cogerle el tranquillo a la linea 9 de ida y de vuelta inmersa en un libro elegante. Un Ipod que me susurra al oido por donde ir y por donde volver, que pensar y sentir, o dejar de hacerlo cuando suenan determinadas letras y mis auriculares deciden quedarse mudos y la pila muere, hasta que la enchufo y cual yonkie vuelve a tararear en cada caos.

Vuelta, si, tras una semana de descanso y soltando lastre… por una vez el asfalto no huele demasiado mal, se conserva templado, no quema de momento…

Sonando

2 pensamientos en “Asfalto

  1. m a r t a dice:

    ¡Bien! ¡Cambios! ¡Novedades! ¡Eso siempre es genial! A ver cómo se da la cosa ahora…

    ¡Besos!

  2. Babu dice:

    Con tiempo todo se va viendo… suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: