Sweet home Madrid II

Pocas horas de sueño y sonrisas en su justa medida. Griterio, bronquerío, malas formas y peores miradas. Ni paseo, ni arena, ni te conozco de nada. Pero ya ves, las cosas derivan, derivan hasta que naufragan y esto tiene muy poquita pinta de arreglarse. ¿Qué fue de las dos personas que se miraban conocidas y confiadas? Yo creo que se quedaron en algún buen sueño, debajo de todo tu mal humor y de tus prejuicios hacia lo que te rodea. De tus miedos a dejarte querer por los cercanos. De tu caparazón protector, que pensé que te habías deshecho de él. De tu manía de meter a todo el mundo en el mismo saco.En el fondo sé que es una forma de reclamar atención, de suplicar afecto y caricias. Pero si no las pides de la forma adecuada se vuelven contra a ti. Yo también me he llevado mis hostias este fin de semana, creo que no merecidas, reconozco que yo también perdí los nervios. Me lo pusiste tan cuesta arriba que tuvieron que salir a flote por algún lado, aunque reconozco que igual no fue el más correcto.

¿Y ahora? Con algún mensaje en una botella tirado al mar a kilómetros de distancia;Tu en tu isla y yo en la mia…
porque en el fondo te asusto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: