Fin del partido

Dime que cuente uno, dos, diez, veinte, pero ya da igual. Da igual todo, porque mi marcador está a cero. Se ha acabado el tiempo de juego, la prórroga, el árbitro ha pitado fin. Y lo mejor de todo que ya da lo mismo.

Se han agotado las ganas, se han esfumado los deseos y la ilusión se mide en grados bajo cero. Los cubitos de hielo resbalan entre nosotros, desembocan en el suelo y siguen girando y girando hasta que se despedazan contra el suelo.

Pero ya, da igual…

Jugamos a tiempos distintos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: