Apagado o fuera de cobertura

Pasa, cierra la puerta, no hagas demasiado ruido. Siéntate, cierra los ojos y abre los oidos.  Deja el movil, o apagalo y guarda el mío. Al mio simplemente tápale los oidos porque no quiero que escuche lo que voy a decirte.

Este aparatito, tan útil y moderno, ha recibido durante meses y meses tus letras. Las ha leido… y procesado y ha querído compartirlas conmigo. Ha habido secretos que me ha susurrado, ha habido problemas, conflictos y deseos que ha tecleado para mi. Pero es sólo un terminal que no entiende, ni siente, ni padece.

Anoche me enfade mucho con él. Sentí una impotencia enorme, y él lo sabe, por eso ha estado calladito desde las 2… Me ha prestado su teclado para hacerme entender, para comunicarme contigo, para mediar entre nosotros.

Me cae mal, me satura, aunque él trata de transmitirme tus buenos propósitos, tus sentimientos, tus deseos, tus miedos y decisiones. En el fondo me gusta que lo haga pero me coarta un poco. A veces, cuando creo tener la mente lúcida, y hago las cosas sin pensar, enciende su lucecita y me paraliza. Mis decisiones dejan de ser las mismas, mis miedos son otros y su vibración me aturde.

Al fin y al cabo es un dispositivo móvil, aunque muchas veces le trate como a un humano de bolsillo. Los humanos se tocan, se acarician, se hacen daño a veces, ellos no.

Y ahora… -¿estás seguro que no ha escuchado nada de esto? Seguro que me odia y se declara apagado o fuera de cobertura en este momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: