inquietante

Y entonces subieron por los pies, como hormiguitas trepando debajo de la ropa. Primero entre los dedos, luego por el empeine y haciendo círculos rodeaban ambas piernas. Yo las miraba incrédula, ¿qué hacéis aquí? ¿qué queréis? Pero nada, ellas a su bola, correteando hasta alojarse en el estómago. Menos una. Una lo consiguió y trepó mucho más arriba. Se quedó en la cabeza, paseándose de un lado a otro y del otro al lado. Bailando entre mis pensamientos, mezclandolo todo, sin ningún sentido…

hormigas

 

 

Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: